dimecres, 23 de setembre de 2015

A qui vulgui escoltar...

Estimades i estimats,

fa dies que penso de fer una entrada en aquest humil bloc. El tema, ja el podeu imaginar, és aquesta cosa que s'ha insta-lat als debats, públics o de barra de bar, d'amics, enemics, companys i etc: la independència d'aquesta part del món que uns situen entre Salses i Guardamar, Fraga i Maó i altres entre els lupanars de la Jonquera i el Castor que mira amenaçant a les costes d'Alcanar.

Si he trigat tant en fer aquestes entrades (ja amenaço que serà més d'una) ha estat per la mandra que em provoca el tema: poc amic de banderes i fronteres, enteneu que em trobi més còmode explicant com ha estat el meu procés d'aculturació, en aquesta terra d'acollida i creixement, des de que arribés procedent d'un poble de Jaén fa 42 anys.

Sí, si estem aquí és perquè el meu procés no ha estat únic, sinó comparable al de molts dels que vivim a Catalunya. No vull generalitzar, simplement constatar que no sóc un bitxo "molt raro", sinó una espècie prou comuna per aquestes terres catalanes, amb identitat pròpia però...

Origen; Identitat, Desobediència (POR) i Vot són els títols de les quatre entrades que faré aquests dies. Lliures sou d'abandonar la lectura ara i aquí, cosa que entendria perfectament i no heu de justificar, of course...

Si que us recomano de forma molt fervent l'article de la Montse Santolino, amiga que veig menys del que m'agradaria i que ens regala articles com el que us copio aquí. No el deixeu de llegir!

En castellano más abajo!!

Seguim!

Dubtes d'extraradi


“Antes que sentirme de ningún país, de ninguna patria o nación, voy a pertenecer a la internacional de los bloques. Allí a donde vaya, en cualquier ciudad del mundo, antes que sus museos querré visitar sus extrarradios. Comparar con los míos, con los que conozco, sus gestos, sus expresiones, sus miradas, sus hechuras. La gente de barrio es la misma en todos lados.”
Javier Pérez Andújar, Paseos con mi madre.
Aviso, d’entrada, que mai no he vist Joc de trons, però com que s’ha de viure a un altre planeta per no saber que la sèrie va de batalles de poder, potser caldria dir-los als dels Set Regnes que deixin de rodar a Girona i vinguin a l’àrea metropolitana abans del 27, que és un escenari gens monumental però real. Més de trenta municipis, el 2% del territori i la meitat del cens electoral. El centre del món, som ara. Vitals, tant per a la Catalunya més catalana com per a l’Espanya més espanyola. No tot l’extraradi metropolità, és clar. Sant Cugat no. Només el milió de persones que vivim apinyades en algunes de les sis o set ciutats més denses del país. A l’Hospitalet, no donem l’abast per fer d’atrezzo perifèric. Mítings cada dia. I se’ns fa estrany perquè, per aquí, no hi passava tanta gent des que el PSUC i els curas rojos van marxar i els van substituir la cosa nostrasocialista i les teles privades. I també és ben estrany que alguns hagin trigat tant a venir si des de 2010 estan comptant vots i escons. Una mica massa lents per tenir tanta pressa.
Mira que s’han fet llibres i pel·lis per als indecisos, però l’extraradi dubta. Perquè serem un sol poble, però som la part del poble a la qual l’ascensor social se li va espatllar massa ràpid, la que sempre ha entrat per la porta del servei. Molt abans que no fos un tema de moda, la desigualtat ja ens corcava. La llei de barris del tripartit de 2004 ja era d’emergència social abans de la gran emergència social. Prop del 20% de la població de l’àrea metropolitana viu per sota el llindar de la pobresa. On eren tots els que ara volen convèncer-nos que són dels nostres? Quin paper van jugar en la desfeta?
Alguns dels que arriben per salvar-nos de la nostra indecisió ho fan com qui arriba a un parc temàtic. Ens parlen com si nosaltres mai no sortíssim d’aquí. Sorprenent, la capacitat de no veure’ns tot i que estem per tot arreu. Els cobrem el tallat al bar o la compra al supermercat, els portem en taxi, els fem reparacions a casa i les tasques administratives a les seves oficines. Fa anys que sentim les seves converses i el seu subtil (o no tant) classisme i, ara, s’apropen a dir-nos que ningú no ens obligarà a parlar en català ni ens traurà la nacionalitat espanyola si no volem. De debò, algú s’havia atrevit ni a pensar-ho?
Després, hi ha els que envien Felipe González immediatament després dels comunicats del Cercle d’Empresaris i de la gran banca, per ficar una mica més de por al cos als jubilats. Enganya-vells amb pedigrí, Felipe González a l’Hospitalet és com els comercials que col·loquen contractes de subministraments que no volen o productes financers que no entenen en versió Sálvame Deluxe. Sense desmerèixer la feina feta per la gent de l’ANC, la de molts fills i filles de l’extraradi ensenyant la foto de Felipe al seu iot als pares, per desmitificar-lo, tampoc no ha estat menor. Que ve la dreta. Que ve l’esquerra. Que ve la independència. Que et quedes sense pensió. Sublim, l’Anna Gabriel a 8TV dient que, amb això, no s’hi hauria de jugar, que això no se li fa, a una generació que ha viscut una guerra o una postguerra. Sensatesa feminista radical, apuntar cap a la miserable cultura política de la por, la mentida i el xantatge, que va començar precisament amb el referèndum de González de fa 30 anys sobre l’OTAN.
I què ens proposa la nova política? Ensenyar les dents. És decebedor sentir la mateixa distància cognitiva i els mateixos pals de cec de la nova que de la vella. Idèntica, la manera de pensar-nos a l’engròs i reduir-nos a caricatura. I posats a fer, si oferissin implants bucals gratuïts, tindrien més èxit. Perquè el que tenim desenvolupat, com diu l’Andújar, és l’instint de mossegar que ens ve de la fam dels nostres pares i la hipersensibilitat extrema davant els intents d’abusar de la nostra gent o d’instrumentalitzar-la. Ben mirada, la indecisió potser només és prudència. O una forma de resistència. O d’autodefensa. Mentre per a tothom continuem essent només un graner de vots o un tros de realitat llunyana, mentre ningú no es decideixi a deixar de parlar del PSUC i a agafar el seu testimoni i cosir aquest país per baix, avançarem molt a poc a poc perquè caminarem coixos.

En castellano.
Estimadas y estimados,
hace días que pienso que hacer una entrada en este humilde blog. El tema, ya lo podéis imaginar, es esta cosa que se ha instalado en los debates, públicos o de barra de bar, de amigos, enemigos, compañeros y etc: la independencia de esta parte del mundo que unos sitúan entre Salses y Guardamar, Fraga y Maó y otros entre los lupanares de La Jonquera y el Castor que mira amenazante a las costas de Alcanar.
Si he tardado tanto en hacer estas entradas (ya amenazo que será más de una) ha sido por la pereza que me provoca el tema: poco amigo de banderas y fronteras, entended que me encuentre más cómodo explicando cómo ha sido mi proceso de aculturación, en esta tierra de acogida y crecimiento, desde que llegara procedente de un pueblo de Jaén hace 42 años.
Sí, si estamos aquí es porque mi proceso no ha sido único, sino comparable al de muchos de los que vivimos en Cataluña. No quiero generalizar, simplemente constatar que no soy un bicho "muy raro", sino una especie bastante común por estas tierras catalanas, pero con identidad propia...
Origen; Identidad, Desobediencia (MIEDO) y Voto son los títulos de las cuatro entradas que haré estos días. Libres sois de abandonar la lectura aquí y ahora, lo que entendería perfectamente y sin justificar, of course ...
Si que os recomiendo de forma muy ferviente el artículo de Montse Santolino, amiga que veo menos de lo que me gustaría y que nos regala artículos como el que os copio aquí. No dejeis de leerlo!
Seguimos!
Dudas de extrarradio
Montse Santolino
“Antes que sentirme de ningún país, de ninguna patria o nación, voy a pertenecer a la internacional de los bloques. Allí a donde vaya, en cualquier ciudad del mundo, antes que sus museos querré visitar sus extrarradios. Comparar con los míos, con los que conozco, sus gestos, sus expresiones, sus miradas, sus hechuras. La gente de barrio es la misma en todos lados.”
Javier Pérez Andújar, Paseos con mi madre.
Aviso, de entrada, que nunca he visto Juego de tronos, pero como hay que vivir en otro planeta por no saber de que va la serie de batallas de poder, tal vez habría que decirles a los de los Siete Reinos que dejen de rodar en Girona y vengan al área metropolitana antes del 27, que es un escenario nada monumental pero real. Más de treinta municipios, el 2% del territorio y la mitad del censo electoral. El centro del mundo, somos ahora. Vitales, tanto para la Cataluña más catalana como para la España más española. No todo el extrarradio metropolitano, claro. Sant Cugat no. Sólo el millón de personas que vivimos apiñadas en algunas de las seis o siete ciudades más densas del país. En L'Hospitalet, no damos abasto para hacer de atrezzo periférico. Mítines cada día. Y se nos hace extraño porque, por ahí, no pasaba tanta gente desde que el PSUC y los curas rojos se fueron y los sustituyeron la cosa nostrasocialista y las telas privadas. Y también es raro que algunos hayan tardado tanto en venir si desde 2010 están contando votos y escaños. Demasiado lentos para tener tanta prisa.

Mira que se han hecho libros y pelis para los indecisos, pero el extrarradio duda. Porque seremos un solo pueblo, pero somos la parte del pueblo en la que el ascensor social se le estropeó demasiado rápido, la que siempre ha entrado por la puerta de servicio. Mucho antes de que no fuera un tema de moda, la desigualdad ya nos carcomía. La ley de barrios del tripartito de 2004 ya era de emergencia social antes de la gran emergencia social. Cerca del 20% de la población del área metropolitana vive por debajo del umbral de la pobreza. Donde estaban todos los que ahora quieren convencernos de que son de los nuestros? ¿Qué papel jugaron en la derrota?
Algunos de los que llegan para salvarnos de nuestra indecisión lo hacen como quien llega a un parque temático. Nos hablan como si nosotros nunca saliéramos de aquí. Sorprendente, la capacidad de no vernos aunque estamos por todas partes. Les cobramos el cortado en el bar o la compra en el supermercado, les llevamos en taxi, les hacemos reparaciones en casa y las tareas administrativas en sus oficinas. Hace años que sentimos sus conversaciones y su sutil (o no tanto) clasismo y, ahora, se acercan a decirnos que nadie nos obligará a hablar en catalán ni nos quitará la nacionalidad española si no queremos. En serio, ¿alguien se había atrevido ni a pensarlo?
Después, están los que envían Felipe González inmediatamente después de los comunicados del Círculo de Empresarios y de la gran banca, para meter un poco más de miedo en el cuerpo a los jubilados. Engaña-viejos con pedigrí, Felipe González en Hospitalet es como los comerciales que colocan contratos de suministros que no quieren o productos financieros que no entienden en versión Sálvame Deluxe. Sin desmerecer el trabajo realizado por la gente de la ANC, la de muchos hijos e hijas del extrarradio enseñando la foto de Felipe en su yate a los padres, para desmitificarlo, tampoco ha sido menor. Que viene la derecha. Que viene la izquierda. Que viene la independencia. Que te quedas sin pensión. Sublime, Ana Gabriel en 8TV diciendo que, con ello, no se debería jugar, que eso no se le hace, a una generación que ha vivido una guerra o una posguerra. Sensatez feminista radical, apuntar hacia la miserable cultura política del miedo, la mentira y el chantaje, que comenzó precisamente con el referéndum de González hace 30 años sobre la OTAN.
¿Y que nos propone la nueva política? Enseñar los dientes. Es decepcionante oír la misma distancia cognitiva y los mismos palos de ciego de la nueva que de la vieja. Idéntica, la manera de pensarnos al por mayor y reducir a caricatura. Y ya puestos, si ofrecieran implantes bucales gratuitos, tendrían más éxito. Porque lo que tenemos desarrollado, como dice el Andújar, es el instinto de morder que nos viene del hambre de nuestros padres y la hipersensibilidad extrema ante los intentos de abusar de nuestra gente o de instrumentalizarla. Bien mirada, la indecisión quizás sólo es prudencia. O una forma de resistencia. O de autodefensa. Mientras para todos seguimos siendo sólo un granero de votos o un trozo de realidad lejana, mientras nadie se decida a dejar de hablar del PSUC y a coger su testigo y coser este país por abajo, avanzaremos muy despacio para que caminaremos cojos .



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada